Las varazones de fauna marina registradas durante el primer semestre de 2019 superaron a todas las ocurridas en 2018, según reveló el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca).

El Mercurio accedió a los datos vía Ley de Transparencia, los que cifran en 463 los mamíferos que vararon en costas chilenas entre enero y junio, a diferencia de los 417 registrados el año pasado.

No obstante, si se consideran especies como pingüinos y tortugas marinas, el número de 2019 aumenta a 627 ejemplares de acuerdo al encargado del área de Rescate y Rehabilitación de Fauna Marina de Sernapesca, Mauricio Ulloa.

Sumado a ello, Sernapesca también dio cuenta de otros 213 casos catalogados como “contingencias ambientales”, entre los cuales se cuentan los varamientos de langostinos, jibias, el escape de peces desde centros de cultivo y emergencias por marea roja.

“Se ha notado un aumento sustancial. De hecho, el 2017 tuvimos cerca de 800 varamientos (cifra que incluye a pingüinos y otros mamíferos)”, dijo al medio.

“Este año, hasta junio, va casi lo mismo y aún queda un semestre en que podría aumentar al doble, con un aumento muy marcado que no esperábamos”, añadió.

A juicio del director del Centro Regional de Estudios y Educación Ambiental (CREA) y doctor en biología de la Universidad de Antofagasta, Carlos Guerra, es urgente minimizar el impacto ambiental causado por el ser humano.

“En el norte de Chile hemos tenido varias ballenas que han llegado muertas a la playa por ‘enmalles’, como por ejemplo ballenas jorobadas”, indicó el experto.

“Además hay una disminución importante de muchas especies de aves que teníamos antiguamente, afectadas por la pesquería con palangre”, agregó Guerra.

De acuerdo a Guerra, otro fenómeno que preocupa a la comunidad científica nortina es la desaparición de tortugas marinas en las bahías de la zona y la aparición de delfines muertos en las playas de Antofagasta.

Pero el norte no es el único afectado, ya que las varazones de krill antártico también han encendido las alarmas entre especialistas y medioambientalistas.

Por Emilio Lara

En mayo se inaugurará Cerro Dominador, la primera planta termosolar de Latinoamérica, que aprovechará el Sol del desierto de Atacama para generar electricidad. El proyecto acercará a Chile a cumplir la meta de generar un 100% de energía limpia para 2040.

Son como girasoles. Los más de diez mil espejos, llamados heliostatos, miden 140 metros cuadrados y seguirán, como esas flores, la trayectoria del Sol durante el día. De esa forma, mediante un efecto lupa, reflejarán la radiación solar a un pequeño receptor en lo alto de una torre de hormigón de 250 metros de altura. Allí, sales fundidas producirán vapor para mover una turbina de 110 megavatios, que inyectará energía al Sistema Eléctrico Nacional. Así funcionará desde el próximo año Cerro Dominador, la primera planta termosolar de Latinoamérica y uno de los proyectos de energía renovable más potentes del país.

La planta, que cada año reducirá el equivalente a las emisiones de 360 mil autos, está ubicada cerca de Calama, en la comuna de María Elena, en la región de Antofagasta. Allí, en ese desierto que es como Marte en la Tierra, se produce la radiación solar más fuerte del planeta. Eso, sumado a la gran cantidad de días soleados —unas 4.000 horas de Sol al año— y a la extrema sequedad del aire, lo convierten en el mejor lugar del mundo para proyectos de este tipo.

—En el caso del Cerro Dominador tenemos 3.300 kilovatios por metro cuadrado —dice Francisco Vizcaino, director de proyecto—. Es el valor más alto del planeta. La última planta que construimos en Marruecos, por ejemplo, es de 2.600. Eso muestra que Atacama es mejor que cualquier desierto y por eso le decimos “el paraíso”.

La construcción del proyecto finalizará en mayo de 2020.

Tras seis años de construcción —a cargo de las empresas españolas Acciona y Abengoa— el complejo solar de 1.000 hectáreas estará totalmente operativo a fines de mayo de 2020. Cerro Dominador será capaz de generar energía suficiente como para alimentar 250.000 hogares, gracias a sus dos plantas: una fotovoltaica tradicional y otra termosolar de concentración. Esta última tecnología, que llegó por primera a Latinoamérica, se ha implementado en países como España, Estados Unidos, Arabia Saudita y China, y su ventaja es ser capaz de funcionar cuando el sol ha desaparecido, durante la noche o incluso en días nublados.

El proyecto, que se aprobó en 2013 y fue licitado por el gobierno a través de Corfo, será un paso clave para la meta que se ha propuesto el país: producir un 100% de energía limpia para 2040. En junio de este año, el presidente Piñera presentó un Plan de Descarbonización que para entonces habrá cerrado, de forma progresiva, todas las centrales de carbón. La meta es bajar un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a cinco años, y que en 2050 Chile sea carbono neutral. Hoy, el carbón representa un 40% de la matriz energética.

La planta, que cada año reducirá el equivalente a las emisiones de 360 mil autos, está ubicada en la comuna de María Elena, en la región de Antofagasta. Allí, en ese desierto que es como Marte en la Tierra, se produce la radiación solar más fuerte del planeta, durante unas 4.000 horas de Sol al año y con una sequedad extrema del aire.

—Chile tiene todas las condiciones para seguir adelante con las energías renovables y ser un ejemplo para Sudamérica. Ya lo está siendo con las inversiones en energía fotovoltaica —dice Vizcaino—. Es una fuente que existe de sobra en el país y debe ser canalizada, no solo para convertir la matriz energética, sino para ser capaz de exportar a los países vecinos.

Según la edición de este año del ranking Climatescope, realizada por Bloomberg, Chile es el mejor país de Latinoamérica para desarrollar proyectos de energías renovables y el segundo del mundo, después de la India. En gran parte, por contar con un enorme laboratorio natural, impulsar la descarbonización y tener estabilidad económica para grandes inversiones. En el caso de Cerro Dominador, la inversión superó los 800 millones de dólares, los cuales fueron aportados por el fondo norteamericano EIG Global Energy Partners.

La tecnología termosolar de concentración funciona también durante la noche o incluso en días nublados.

Darío Morales, director de Estudios de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA), dice que una particularidad de Chile, que tienen muy pocos países, es el potencial para generar energía eléctrica a partir de todas las fuentes renovables: eólica, biomasa, geotérmica, energía de los mares y distintas formas de generación solar.

—Ese potencial energético está distribuido a lo largo de casi todo el territorio. Por eso debemos aprovechar esos recursos únicos que tenemos a nivel mundial —dice.

En el último tiempo, de hecho, Chile ha sido el país que más ha aumentado su generación de energía solar en el planeta: más de 750 veces entre 2013 y 2018. Junto a la energía eólica, hoy es una de las principales energías renovables del país. Según ACERA, en octubre de 2019, el 23% la energía producida en el país provino de fuentes renovables. Sin embargo, dice Morales, la producción de energía eléctrica aún genera cerca de un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Chile. Por eso, cree, es urgente atacar este problema.

—Si queremos llegar a un meta de 100% de energías renovables para la matriz eléctrica, hay que ver cómo suplimos ese porcentaje que hoy día es producido por combustibles fósiles. Ahí es donde Cerro Dominador tiene un rol extremadamente relevante —dice.

Se calcula que, si Chile desarrollara suficientes proyectos de energía solar, con sólo el 1% del desierto de Atacama se podría abastecer a una gran parte del país. En el futuro, quizás, eso sea posible: actualmente existen planes para seguir construyendo nuevas centrales solares en el norte y aprovechar así la potencia del Sol en el desierto más árido del planeta.

Texto: Rafaela Lahore – Explora.cl

Durante 20 meses, el más famoso de los naturalistas recorrió el país de sur a norte, anotando lo que veía en la geografía, flora y fauna, y también en una sociedad con muchas desigualdades, lo que lo impresionó mucho. Ese viaje es el que cuenta la periodista Claudia Urzúa en el libro Chile en los ojos de Darwin, que se acaba de reeditar.

Tenía 22 años, ojos azules y una frente amplia en la que se insinuaba una calvicie precoz. No tenía mucho que perder, así que cuando supo que el oficial de marina Robert FitzRoy necesitaba un naturalista para embarcarse a los mares del sur, ese joven, llamado Charles Darwin, no lo dudó mucho. Se subió al bergantín llamado Beagle y levantaron anclas, rumbo a una tierra desconocida para él, pero que terminaría cambiándole la vida. Durante cinco años, recorrería América y sus mares, y vería cosas fundamentales para luego elaborar su teoría de la evolución.

De esos cinco años, veinte meses transcurrieron entre la geografía accidentada y diversa Chile: los mares, los bosques y el desierto impresionaron al naturalista, quien anotó detalladamente todo lo que fue cruzándose a su paso. La fauna, la flora, la geografía, pero también las personas, sus costumbres, su idiosincrasia.

Portada de Chile en los ojos de Darwin, de Editorial Laurel.

Ese viaje —y lo que observó y descubrió en estas tierras— es el hilo central que recorre la historia que decidió escribir la periodista Claudia Urzúa (1972) en Chile en los ojos de Darwin, un libro que se publicó originalmente hace diez años —en el bicentenario del nacimiento del científico inglés— y que ahora la editorial Laurel reedita en busca de nuevos lectores y lecturas.

Desde entonces, la figura del naturalista no ha hecho más que crecer y volverse aún más popular en todo el mundo, pero sus días chilenos siguen siendo un capítulo más o menos secreto, que este libro busca descubrir e iluminar.

***

Claudia Urzúa recuerda que fue todo rápido e intenso. Que un día le escribió la reconocida editora Andrea Palet —que entonces trabajaba en Ediciones B— y le preguntó si le interesaría escribir un libro sobre los días que pasó Charles Darwin en Chile. Urzúa acababa de renunciar a su trabajo en La Tercera, y no lo pensó mucho: le gustó la idea, a pesar de que desconocía la historia. De hecho, Urzúa, que nació en Magallanes, no tenía la mejor impresión del científico inglés.

—Mi conocimiento era muy sesgado —cuenta desde Punta Arenas, donde vive—. Lo que pasa es que aquí no tiene muy buena prensa, por la forma en que se refirió a los indígenas y lo que dijo sobre la pampa, que no fue muy positivo. Pero cuando uno investiga un poco, esa impresión cambia de inmediato.

La propuesta de Palet disparó su curiosidad, por lo que se puso a leer todo lo que había disponible sobre el científico inglés, partiendo por sus libros y todo el material físico que dejó: notas, cartas y apuntes de ese viaje que realizaría en el Beagle.

—Hay un par de libros de su relación con Chile y también novelas históricas, biografías y todo lo que escribió él mismo —dice—. Me interesó leer y releer todo ese material, para darle otro enfoque o buscar otras cosas en esos textos. Fueron meses de mucha lectura. Y fue muy importante descubrir un sitio de la Universidad de Cambridge donde tienen todo el material sobre Darwin.

—¿Qué cosas descubriste en ese sitio?

—Ahí está todo: las cartas, sus diarios, libretas, todo escrito a mano. En las cartas contaba un montón de cosas anecdóticas que me sirvieron mucho. En esas cartas me empezó a aparecer el personaje, su sentido del humor, sus motivaciones.

“El propio Darwin menciona las impresionantes escenas naturales que, como ningún otro territorio, Chile le proporcionó en abundancia: ‘… la Cruz del Sur, la Nube de Magallanes y las otras constelaciones del hemisferio austral; los glaciares llevando su corriente azul, convirtiendo el mar en un vertiginoso precipicio (…), los volcanes en actividad y los efectos aterradores de un terremoto’”, escribe Urzúa.

De los cinco años que duró el viaje, más de la mitad los pasó en tierra, recorriendo a caballo, interactuando con los lugareños e indígenas, observando todo lo que podía, anotando cada detalle del recorrido en sus cuadernos y libretas: Magallanes, Chiloé, el archipiélago de los Chonos, Valparaíso, el Valle Central, Valdivia, Concepción, Coquimbo, Copiapó y el Norte Grande fueron los lugares por los que anduvo, de forma intermitente, entre 1832 y 1835.

Urzúa escribe en uno de los capítulos finales: “El propio Darwin menciona las impresionantes escenas naturales que, como ningún otro territorio, Chile le proporcionó en abundancia: ‘… la Cruz del Sur, la Nube de Magallanes y las otras constelaciones del hemisferio austral; los glaciares llevando su corriente azul, convirtiendo el mar en un vertiginoso precipicio (…), los volcanes en actividad y los efectos aterradores de un terremoto’”.

Darwin atravesando el estrecho de Magallanes en el HMS Beagle. Ilustración de R. T. Pritchett incluida en el diario de vida del naturalista inglés.

Su viaje por un país decimonónico, que se acaba de independizar, está marcado por su contacto con una geografía singular, pero también por los vínculos que formó con la sociedad de entonces, desde campesinos y mineros, a aristócratas. Muchas de sus anotaciones se detienen en esos aspectos, sobre todo en la gran pobreza y en los privilegios de una sociedad que se vincula de una forma que a él le llama profundamente la atención. En un momento, anota:

“El capital es tan escaso en este país que los campesinos se ven obligados a vender su trigo antes de segarlo, cuando aún está verde, para poder adquirir lo que es necesario; resulta de ello que el trigo es más caro en el lugar donde se produce que en Valparaíso, donde viven los negociantes”.

Su viaje por un país decimonónico, que se acaba de independizar, está marcado por su contacto con una geografía singular, pero también por los vínculos que formó con la sociedad de entonces, desde campesinos y mineros, a aristócratas. Muchas de sus anotaciones se detienen en la gran pobreza y en los privilegios de parte de la sociedad.

O cuando está atravesando el cerro La Campana, junto a un par de ayudantes, se da cuenta de que no se sientan con él para comer, y anota: “De ninguna manera se considera que los hombres son iguales (…) Esto es una desigualdad de riqueza que no creo que se observa en ninguna otra parte de los países ganaderos al este de los Andes”.

Claudia Urzúa dice que, a diferencia de los conocidos comentarios despectivos que hizo sobre los indígenas, fruto de la cultura de la época, su mirada social sigue siendo muy desconocida. Y uno de los mayores descubrimientos del libro.

—Fue una de las cosas que más me llamó la atención mientras investigaba. Uno lo asocia a otras cosas, pero tuvo mucho que decir de la sociedad que éramos. Y a ratos, su lectura es muy actual. Se impresionó con la repartición de la riqueza, y decía que, de tanto querer parecerse a los europeos, los chilenos acomodados ya no tenían identidad propia. Fue bien impactante descubrir esas reflexiones.

Texto: Diego Zúñiga – Explora.cl


Fuente: 24 Horas

09 de diciembre de 2019. A más de una semana de su hallazgo, aún permanece en los roqueríos la ballena de aleta encontrada muerta en el sector de costa laguna, al norte de Antofagasta. Una especie que podría servir para la investigación pero que debido a lo difícil del acceso aún no ha podido ser retirada, algunos expertos afirman podría transformarse en un riesgo sanitario debido al avanzado estado de descomposición.

Mas información: Link

El investigador del Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas de la UTA, Dr. Oliver Meseguer Ruiz, es experto en variabilidad climática y sus investigaciones se centran en el comportamiento temporal y espacial de las precipitaciones y temperaturas, relacionadas con la circulación atmosférica y la incidencia oceánica.

Comenzó la temporada de lluvias y tormentas en nuestra región, es por ello que conversamos con el académico e investigador del Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas de la UTA, geógrafo y especialista en el estudio del comportamiento temporal y espacial de las precipitaciones, Dr. Oliver Meseguer Ruiz.

Respecto al comportamiento de las precipitaciones en la región y los eventos acaecidos en las últimas semanas en Arica, como la presencia de lluvias de verano, tormentas y relámpagos, el Dr. Oliver Messeguer nos explica que, «la principal característica del sistema climático global es su elevada variabilidad temporal y espacial, siendo esta más pronunciada en determinados lugares que en otros. Nuestra región se caracteriza por tener un tiempo meteorológico relativamente monótono, sustentado en unas condiciones climáticas tropicales y por la corriente fría de Humboldt frente a nuestras costas, pero eso no implica que no se puedan dar eventos como los que se vivieron los días anteriores».

Consultado respecto a las precipitaciones del Altiplano en verano, el investigador explica que dichas lluvias son dominadas por el exceso de calor latente en la atmósfera, lo cual duplica el calor sensible aportado por el suelo, generando inestabilidad de la columna de aire. «Concretamente, en verano, tiene lugar el mal llamado «invierno altiplánico», que se asocia a la ocurrencia de lluvias en todo ese sector. Este fenómeno es la congruencia de diversos factores, que se desencadenan en esta época debido a la elevada intensidad de la radiación solar que incide en los sectores situados por encima de los 3000 m sobre el nivel del mar. Esto genera que en las capas altas de la troposfera, sobre el Altiplano, alrededor de los 10.000 m de altitud, se configure un anticiclón conocido como «Alta de Bolivia» que trae aire muy húmedo proveniente de la cuenca del Amazonas. Este aire, al ascender, se enfría, condensa el vapor de agua que contiene, y precipita, dando lugar a las lluvias durante la estación estival. Es por lo tanto, un fenómeno frecuente y habitual de esta estación».

Imagen foto_00000004

Para profundizar en el tema, el Dr. Meseguer hace referencia al estudio de las precipitaciones en el Altiplano Andino y los indicadores que se utilizan: «El objetivo del estudio de esta variable climática en el Altiplano es conocer cómo se comporta, qué mecanismos la desencadenan, y también saber por qué llueve en un lugar y en un momento determinado. Supone muchas dificultades, derivadas en primer lugar, por la escasez de datos climáticos recogidos «in situ». Esto ha provocado que se recurra a la utilización de datos de reanálisis, que son datos obtenidos a partir de algoritmos y de modelos climáticos, pero estos aún ofrecen poca confianza y una resolución espacial y temporal insuficientes para poder llevar a cabo una buena caracterización de las precipitaciones.

Comité Regional para el Cambio Climático

En mayo del 2018, se concretó el Comité Regional para el Cambio Climático (CORECC) de Arica y Parinacota, instancia que fue presidida por la intendenta María Loreto Letelier y que reunió a actores ministeriales y de universidades, entre los que destacó la presencia del Dr. Oliver Meseguer Ruiz en representación de la Universidad de Tarapacá y en la cual se busca abrir nuevos espacios para la generación de investigación y políticas públicas que permitan contrarrestar los efectos del cambio climático.

En este contexto, el investigador Meseguer resaltó que hoy se discute qué parte de culpa tiene el ser humano respecto al cambio climático que hoy nos estamos enfrentando. «Estos cambios se están desarrollando a un ritmo que no tienen comparación alguna. La alternancia de grandes sequías en la zona central de Chile alternada con grandes aluviones en el norte, están contextualizando unos cambios que sin lugar a duda son interesantes de estudiar científicamente».

Precisó que, «debido precisamente a este desconocimiento, aún no es posible llevar a cabo unas predicciones a corto plazo, mucho menos proyecciones a largo plazo para esta zona de estudio. Las existentes presentan aún muchas incógnitas, y el margen de error de las mismas es mayor que la propia magnitud de las proyecciones».

Imagen foto_00000006

«Desde el Comité Regional de Cambio Climático de la Región de Arica y Parinacota, se están llevando mesas de trabajo y actividades para adaptar las políticas a la realidad de cambio climático que afronta el país. La Región de Arica y Parinacota es la segunda región del país más vulnerable a los efectos del cambio climático tras la de Valparaíso, y por lo tanto, debe incorporar esta nueva realidad en sus políticas de desarrollo. Existe un Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático sectorial, pero es responsabilidad de todos, institucional, colectiva e individualmente, ser conscientes de esto y actuar en consecuencia», concluye el experto en variabilidad climática.

Trayectoria

El Dr. Oliver Meseguer Ruiz es Doctor en Geografía de la Universidad de Barcelona; Magíster en Planificación Territorial y Gestión Ambiental y Magíster en Climatología Aplicada, ambos de la Universidad de Barcelona. Cuenta con importantes artículos relacionados a la temática los cuales han sido publicados en destacadas revistas científicas como también, artículos en libros tales como:

Artículos publicados:
– Meseguer-Ruiz O., Ponce-Philimon P.I., Quispe-Jofré A.S., Guijarro J.A., Sarricolea P. (2018) Spatial behaviour of daily observed extreme temperatures in Northern Chile (1966-2015): data quality, warming trends, and its orographic and latitudinal effects. Stochastic Environmental Research and Risk Assessment 32: 3503-3523. DOI: 10.1007/s00477-018-1557-6.
– Tapia Tosetti A., López Cepeda J.F., Meseguer-Ruiz O. (2018) Capital social de la comunidad de Timar, región de Arica y Parinacota, como recurso territorial para la adaptación ante perturbaciones ambientales. Diálogo Andino. Revista de Historia, Geografía y Cultura Andina 55: 131-142. DOI: 10.4067/S0719-26812018000100131.
– Sarricolea P., Meseguer-Ruiz O., Romero-Aravena H. (2017) Tendencias de la precipitación en el Norte Grande de Chile y su relación con las proyecciones de cambio climático. Diálogo Andino. Revista de Historia, Geografía y Cultura Andina 54: 41-50. DOI: 10.4067/S0719-26812017000300041.
– Meseguer-Ruiz O., Corvacho O., Tapia A., López J.F., Sarricolea P. (2017) Análisis de las temperaturas medias y sus extremos a partir de diferentes índices durante el período 1966-2015 en el Norte Grande chileno. Diálogo Andino. Revista de Historia, Geografía y Cultura Andina 54: 31-40. DOI: 10.4067/S0719-26812017000300031.

Capítulos de libros:
-Tendencias de la temperatura mensual y de los extremos diarios durante el período 1966-2015 en el Norte Grande chileno. Autores: Meseguer-Ruiz O., Corvacho O., Tapia Tosetti A., López-Cepeda J.F., Sarricolea P.
– Título: Clima, sociedad, riesgos y ordenación del territorio. Editorial: Asociación Española de Climatología, País: ESPAÑA, 2016, Páginas 257-266.
– Título: Impactos en la precipitación del norte de Chile de los regímenes de tiempo según el geopotencial de 500 hPa entre 1966 y 2015. Autores: Meseguer-Ruiz O., Cortesi N., Guijarro J.A., Sarricolea P.
– Título: El clima: aire, agua, tierra y fuego.Editorial: Asociación Española de Climatología, País: ESPAÑA, 2016, Páginas 9-19.

Fuente: Universidad de Tarapacá

Publicación, del académico Ibar Astudillo Godoy, se lanzó en el marco de la Escuela de Formación para integrantes de Bailes Religiosos, que organizan en conjunto la UCN y el Arzobispado de Antofagasta.

Tradición, cultura y espiritualidad incluye el Libro “Los Bailes Religiosos del Norte de Chile: La vanguardia de la fe en las calles y en los santuarios”, presentado en Antofagasta por el académico del Departamento de Teología de la Universidad Católica del Norte (UCN), Dr. Ibar Astudillo Godoy.

La obra incluye un completo trabajo de investigación que indaga en una de las manifestaciones populares más representativas de Chile. “Los bailes religiosos son la cultura perdurable del norte chileno”, destacó el director del Instituto de Ciencias Religiosas de la UCN, R.P. André Hubert s.j., quien también indicó que estas manifestaciones muestran la espiritualidad de los pueblos originarios.

Agregó que la Virgen María ha sido importante en los bailes, mantenido la fe en todo el territorio. “En Ayquina, Candelaria, La Tirana, Las Peñas y otros lugares, ha congregado y siguen congregando a miles de peregrinos orgullosos de su fe”, destacó.

Junto con la presentación del texto, durante la jornada se dio inicio a la Escuela de Formación para integrantes de los Bailes Religiosos de la Arquidiócesis de Antofagasta. La iniciativa, que se extenderá hasta el jueves 22 de agosto, es organizada en conjunto por la UCN y el Arzobispado local.

El autor del libro indicó que el trabajo es fruto de su tesis doctoral. “Me tocó estudiar en profundidad los bailes que están en Arica, en la advocación de la Virgen del Rosario de las Peñas; a los bailes de Iquique de la advocación de “Nuestra Señora del Carmen de la Tirana; a los bailes Calama, de la advocación de la Virgen de Guadalupe de Ayquina y a todos los bailes de Antofagasta”, resaltó.

Ibar Astudillo agradeció el apoyo a las agrupaciones de bailes, a la Universidad de Granada, España, y a la UCN, particularmente a su Departamento de Teología y a la Dirección General de Pastoral y Cultura Cristiana, destacando el aporte del comité editorial de la colección “Iglesia y Mundo”- a la que pertenece el libro- además de autoridades eclesiásticas y personal consagrado. El lanzamiento incluyó la entrega de ejemplares a autoridades universitarias y representantes de los bailes religiosos.

ESCUELA DE FORMACIÓN
El inicio de la Escuela de Formación consideró el tema “Discernimiento Teológico de los Bailes Religiosos”, que incluyó la presentación del libro a cargo del académico de la Escuela de Derecho de la UCN, Dr. José Antonio González.
El docente hizo un análisis profundo de la publicación que investiga el fenómeno de la religiosidad popular en el norte de Chile y que busca apoyar el discernimiento evangélico de los promesantes, a la luz del magisterio latinoamericano y chileno.

Para el martes 20 de agosto, está previsto el tema “La significatividad de los bailes religiosos del Norte Grande de Chile”, dictado por el Dr. Francisco Correa Schnake, académico del Departamento de Teología de la UCN Coquimbo; y el miércoles 21 de agosto, continúa con “Aportación teológico – pastoral del magisterio latinoamericano y chileno de los bailes religiosos”, a cargo del director del Instituto de Ciencias Religiosas, R.P. André Hubert Robinet, sj., para finalizar el jueves 22 de agosto, con la ponencia “Propuestas y mediaciones teológicas – pastorales para impulsar la identidad de los bailes religiosos”, a cargo del Dr. Ibar Astudillo Godoy.

Fuente: Noticias UCN

La Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Arica y Parinacota invita a participar de la segunda versión del Encuentro y Mercado de Industrias Creativas «Mercociudades» en el marco del 6° Festival de Música “Chinchorro Sin Fronteras”. La convocatoria se exiende a practicantes de otras disciplinas de las artes como teatro, música, fotografía y diseño, quienes podrán participar de actividades formativas, showcase (presentaciones en vivo), ruedas de negocio, espacio de galería y mucho más.

El objetivo es generar lazos de trabajo, circulación nacional e internacional a través de la generación de un espacio que propicie a la ciudad de Arica como un nodo de encuentro de las economías creativas, incentivando la participación de ciudades del norte de Chile y de países de la macrozona andina como Perú, Bolivia y Argentina.

“Arica y Parinacota son provincias con un tremendo potencial artístico y un rico patrimonio cultural. La idea de este encuentro es entregar herramientas, potenciar redes y establecer caminos para poder fortalecer las economías creativas del extremo norte del país”, señaló Enrique Urrutia, Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Las jornadas se llevarán a cabo los días 22, 23 y 24 de agosto en dependencias del Teatro Municipal de Arica, “Pedro Ariel Olea”, convocando a participar del encuentro de agentes culturales y creativos, junto a empresas, organizaciones, municipalidades e instituciones públicas y privadas.

Los plazos para la postulación para el Mercado y el Festival Chinchorro sin fronteras es hasta el 09 de agosto a través de la plataforma https://groovelist.co/mercociudades2019

Publicado el 02.08.2019 | Arica y ParinacotaEconomía creativa

La Playa de Guanaqueros es una playa maravillosa que está a 12 kilómetros del balneario de Tongoy, perteneciente a la comuna de Coquimbo. Tiene una pequeña caleta de pescadores, que se extiende sobre el borde oriental de los deslindes del Cerro Guanaqueros, dando sus casas en dirección norte al Océano Pacífico.

Posee una extensa bahía del mismo nombre, en donde se observan decenas de centros recreacionales y de viviendas destinadas al turismo recreativo. Se ubica próximo a la Autopista del Elqui correspondiente a la Ruta Panamericana y cuenta, según el censo del año 2002, con 1.395 habitantes. Sus habitantes originarios fueron los Changos, quienes explotaron con medios artesanales los recursos pesqueros y cupríferos que dispone la localidad.

Guanaqueros tiene un gran muelle que presenta una variedades de pescados a la venta de la gente que visita el muelle, es muy lindo el panorama de arrendar un bote para pasear por las calmas aguas de Guanaqueros, observando los Pingüino de Humboldt y la llamada isla de lobos marinos; otra alternativa es pescar en una tarde tranquila al jurel, caballa, blanquillo, etc. y también se puede pescar lo mismo, en el muelle. Guanaqueros es un lugar tan turístico y muy visitado y por esto posee una gran variedad de cabañas, hoteles, campings y arriendos de casas.

Ofrece a los turistas una serie de restaurantes donde pueden comer las personas que van de paseo , ademas Guanaqueros tiene una excelente gastronomía a nivel regional gracias a los mariscos y pescados, que existen en grandes variedades que se pueden degustar en los restaurantes de la localidad.

Son 17 kilómetros de playa con finas arenas y agua tranquila, ideal para desarrollar deportes náuticos.

Guanaqueros tiene un sin fin de hermosas aves caracteristicas de la zona,entre estas se observan el Pingüino de Humboldt, gaviotas, pelícanos, el carroñero jote, playero blanco, zarapito, etc. y se puede ver a las aves de tierra como el gorrión, a la tenca, etc, al igual que peces como el jurel, el blanquillo, el cascajo, la caballa, el congrio, la sierra, el lenguado; además en verano se puede ver a los delfines cerca de la costa. También hay variedades de erizos, estrellas de mar, mariscos y los infaltables lobos de mar.

En Guanaqueros puedes practicar buceo, kayak, natación, pesca,y velerismo.

Fuente: Turichile

Fuente: Municipalidad de Taltal

En el Centro Cultural taltalino se realizó la charla de los alumnos de la Escuela Paranal G – 107 de Paposo, respecto al cuidado y limpieza de playas en la comuna, organizado por la Agrupación Changos Vivientes de Caleta Paposo, la que tuvo como objetivo generar conciencia respecto del cuidado del medio ambiente y del borde costero a través de los habitantes del territorio.

Por su parte Brenda Gutiérrez Coordinadora de la Agrupación Changos vivientes, manifestó que “Esta es una buena instancia para mostrar el trabajo que estamos haciendo con la Escuela, enseñando hábitos de limpieza a los niños y lo más importante, impulsar el reconocimiento de la Etnia Changa, junto al alcalde que ha estado luchando hace años” culminó.

“La Escuela de Paposo ha entregado un importante mensaje, que es el cuidado de las playas, además del reconocimiento de la etnia changa, donde hemos hecho un trabajo con la Universidad Arturo Prat… Pasamos la cámara de Diputados, ahora nos toca la cámara de Senadores y así poder ser la décima etnia reconocida a nivel país” culminó el alcalde de Taltal Sergio Orellana Montejo.

Proteger el territorio costero ancestral y sus recursos, fue el lema de la actividad, ya que la Agrupación se organizó en comisiones para realizar limpiezas de las playas, partiendo desde el sector “Playita Paposo, hasta llegar al balneario municipal de Taltal.

Científicos lanzaron un robot con diversos sensores y cámaras a bordo que permitieron explorar y conocer una zona a la que nadie físicamente había podido acceder anteriormente.

Fuente: Agua.cl

En un acontecimiento inédito y que seguramente marcará el futuro de las investigaciones del fondo marino nacional, el buque AGS-61 «Cabo de Hornos» junto con un grupo de científicos del Instituto Milenio de Oceanografía (IMO) lograron desembarcar y sumergir un robot a una profundidad jamás lograda en el país; suceso conseguido en el marco de la expedición «Atacamex» que estudió la «Fosa de Atacama», la cual tiene una longitud de 5.900 kilómetros.

La expedición, encabezada por el doctor en oceanografía Osvaldo Ulloa y que zarpó desde Valparaíso (región de Valparaíso) el 26 de enero, efectuó tareas de mediciones de las profundidades del océano Pacífico, detectando según batimetría, el punto de mayor profundidad a casi 93 kilómetros al oeste de Antofagasta (región de Antofagasta), donde la medición arrojó 8.081 metros hasta el fondo marino.

En el lugar, científicos lanzaron un robot con diversos sensores y cámaras a bordo que permitieron explorar y conocer una zona a la que nadie físicamente había podido acceder anteriormente.

El hecho constituye un hito en la oceanografía chilena, convirtiendo la participación del buque de la Armada y su dotación, en actores relevantes en el desarrollo y éxito de la expedición. «Logramos encontrar esta profundidad que es inédita en Chile. Seguramente sin el apoyo del ‘Cabo de Hornos’, el Instituto no hubiese podido tener la oportunidad de conseguir esta exploración. De esta manera, el esfuerzo de la dotación y el buque permiten a la Armada contribuir al desarrollo nacional y en consecuencia a los intereses científicos del país», destacó el comandante de la unidad naval, capitán de fragata Claudio Muñoz.

Finalizada esta primera etapa, y luego de 20 días de investigación, el buque navegará a las costas de Valparaíso, región donde se realizarán análisis de columnas de agua a alta profundidad, y sondajes a montes submarinos y sus consecuencias por el cambio climático y terremotos en la zona central, «continuando con el importante apoyo por parte de la Armada de Chile al desarrollo científico nacional», concluyó el capitán Muñoz.